8 mar. 2013

Mareas Tenebrosas

 
Había llegado el amanecer y la niebla todavía envolvía al mundo. En la aletargada aldea de Costasur la gente se desperezó y,  aunque eran incapaces de ver la luz del alba, eran conscientes de que la noche había acabado. La niebla cubría el mundo, se tendía sobre las sencillas casas de madera y ocultaba el mar que los lugareños sabían que se hallaba más allá de los confines del pueblo. Pese a que no podían verlo, podían escuchar cómo el agua besaba la orilla mientras sus ondas se extendían a lo largo del único muelle.

Entonces, escucharon algo más.


Un sonido que atravesó la niebla, lento pero seguro, que reverberó sin que pudieran identificar de dónde venía ni en qué dirección. ¿Acaso procedía de la tierra situada tras ellos o del mar situado delante? ¿Acaso se trataba de las olas que rompían en la orilla más fuerte de lo habitual, o de la lluvia que arreciaba sobre la misma niebla, o del carromato de algún mercader que recorría el abrupto sendero de tierra? Tras escuchar atentamente, la gente del pueblo se dio cuenta, al fin, de que ese extraño nuevo sonido procedía del mar. Corrieron presurosos a la orilla y trataron de distinguir algo en la niebla, de atravesar esa mortaja con la mirada. ¿Qué era ese ruido y qué era lo que anunciaba?

Poco a poco, la niebla se fue disipando, como si el mismo ruido la fuera empujando. Se hinchó y oscureció y, acto seguido, la oscuridad cobró la forma de una ola que se aproximaba velozmente hacia ellos.
Los lugareños retrocedieron y varios de ellos gritaron. Esos hombres eran dueños y señores del mar; habían sido criados para ser pescadores, pero esa ola no estaba hecha de agua. Se movía de un modo muy extraño. No, era otra cosa.


La oscuridad siguió aproximándose, arrastrando consigo la niebla, y el ruido se intensificó. Entonces, por fin, rasgó ese velo neblinoso y tomó forma. Eran barcos. Una infinidad de ellos. Los aldeanos se relajaron un poco, porque los barcos eran algo que comprendían; no obstante,  permanecieron alerta. Costasur era una aldea de pescadores muy tranquila. Ellos mismos poseían una decena de barquitas y tal vez habían visto otra decena más a lo largo de los años. Pero de repente, había cientos aproximándose a ellos al mismo tiempo. ¿Qué podía significar algo así? Los hombres aferraron con fuerza y rapidez garrotes de madera, cuchillos, palos coronados por ganchos e incluso redes; cualquier cosa que tuvieran a mano. Aguardaron, presas de una gran tensión, mientras observaban cómo esas naves se acercaban más y más. Más navíos iban emergiendo de la niebla, conformando una procesión infinita. Con cada nueva hilera de barcos, el desconcierto de los moradores de la aldea iba creciendo. No se trataba de cientos de naves, sino de miles; ¡se  aproximaban más barcos de los que jamás habían visto! ¡Toda una nación entera! ¿De dónde habían salido tantos navíos? ¿Cómo habían podido echarse al mar al mismo tiempo? ¿Y qué les podía traer a Lordaeron? Los aldeanos aferraron sus armas con aún más fuerza, al mismo tiempo que los niños y las mujeres se escondían en el interior de sus hogares y el número de naves se multiplicaba. Al fin, quedó claro que el ruido lo provocaban los muchos remos que hendían el agua desacompasadamente.


Entonces, el primer barco atracó en la playa y los lugareños pudieron distinguir quiénes iban a bordo. Se relajaron aún más, aunque creció su confusión y preocupación. Se trataba de hombres, e incluso de mujeres y niños, a juzgar por su tamaño, de pieles pálidas y bronceadas, de cabellos de color normal. No eran monstruos, ni pertenecían a ninguna de esas otras razas sobre las que los habitantes de la aldea habían oído hablar, pero nunca habían visto. Tampoco parecían estar armados para batallar; sin duda alguna, la mayoría de los recién llegados no eran guerreros. Al menos, no se trataba de una invasión. Más bien daba la impresión de que huían de algún terrible desastre. El miedo de los lugareños se tornó en compasión. ¿Qué podía haber obligado a echarse al mar a lo que parecía ser toda una nación entera?


Más embarcaciones alcanzaron la orilla y la gente desembarcó de ellas tambaleándose. Algunos se derrumbaron sobre la rocosa playa, llorando. Otros permanecieron en pie, cuan largos eran, a la vez que respiraban hondo, como si se alegraran de haber dejado el mar atrás. Entretanto,  el sol matutino disipaba la niebla, transformándola en delgados jirones que se desvanecían ante la fiereza de sus rayos, lo cual permitió que los aldeanos pudieran ver con más claridad. Esa gente no era un ejército. Muchos de ellos eran, en efecto, mujeres y niños, y la mayoría iban muy mal vestidos. Casi todos parecían demacrados y débiles. Eran gente normal a la que había sorprendido alguna calamidad, sin lugar a dudas. Muchos de ellos estaban tan alterados que apenas eran capaces de permanecer en pie o acercarse dando tumbos a la orilla.


No obstante, algunos portaban armadura. Uno de ellos en concreto, que viajaba a bordo del barco que lideraba a los demás, se acercó a los aldeanos ahí congregados. Era un hombre corpulento y robusto, prácticamente calvo, que tenía una barba y un bigote frondosos y un semblante recio y severo. No cabía duda de que su armadura había visto muchas batallas; además, sobre uno de sus hombros se alzaba la empuñadura de una espada descomunal. De todos modos, no llevaba ningún arma en los brazos, sino a dos niños pequeños, y varios más correteaban junto a él, agarrándose a su armadura, cinturón y vaina de guerrero. A su lado, caminaba un hombre muy extraño; era alto y de espalda ancha pero delgado, de pelo blanco y de paso firme. Iba vestido con una túnica violeta hecha jirones y un morral raído; asimismo, llevaba un crío subido a uno de sus hombros mientras que otro iba cogido de su mano. Una tercera persona iba con ellos; se trataba de un joven de pelo castaño y ojos marrones, que apenas era consciente de dónde estaba y que se aferraba a la capa del hombre grande como si fuera un niño que se aferrara desesperadamente a la mano de su padre. Iba ataviado con una ropa suntuosa, pero desgastada por el uso y rígida por culpa de la sal del mar.


—¡Bienhallados! —exclamó el guerrero, al mismo tiempo que se aproximaba a los lugareños, con un gesto torvo en su rostro—. Somos refugiados. Huimos de una batalla realmente terrible. Os ruego que nos deis comida y bebida si es posible, así como cobijo, por el bien de estos niños.


Los moradores de la aldea se miraron unos a otros y, acto seguido, asintieron y bajaron sus armas. No eran un pueblo rico pero tampoco pobre; además, tendrían que haber estado sumidos en la más absoluta miseria para no haber ayudado a esos críos. A continuación, unos hombres se llevaron a los niños que venían con el guerrero y al tipo vestido con la túnica violeta, y los guiaron hasta la iglesia; su construcción más grande y robusta. Las mujeres del pueblo ya estaban preparando varias ollas de gachas y cocidos. En breve, los refugiados se encontraban acampados en el interior de la iglesia y a su alrededor, donde comían, bebían y compartían las mantas y abrigos que les habían donado. El ambiente habría sido bastante más animado si no fuera por la tristeza que asomaba de manera evidente en el rostro de cada recién llegado.


—Gracias —le dijo el guerrero al jefe de la aldea, quien se había presentado como Marcus Rutagrana—. Sé que no podéis ofrecernos demasiado, pero os agradezco mucho todo cuanto nos habéis dado.


—No permitiremos que estas mujeres y estos niños sufran —replicó Marcus, quien frunció el ceño mientras observaba detenidamente la armadura y espada de aquel hombre—. Bueno, dime, ¿quién eres y por qué estás aquí?


—Soy Anduin Lothar —respondió el guerrero, a la vez que se pasaba una mano por la frente—. Soy… era… el caballero campeón de Ventormenta.



Tenemos disponibles dos novelas "Mareas Tenebrosas" para repartir entre nuestros lectores. Solo tienes que comentar en este post para participar en el sorteo, hasta el 17 de marzo.

Agradecimientos a Panini España por poner a nuestra disposición estas novelas :)

49 comentarios:

  1. A ver si hay suerte!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. TO TO TO TOMAAAAAA!!!! no esta nada mal! kon un poco de suerte igual y me toca y todo!!

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que rodea el lore de Warcraft es apasionante, pero esto de la suerte..., me tocara pasar por caja seguro

    ResponderEliminar
  4. Gracias, por un nuevo sorteo, volveré a probar suerte. Por cierto, buen articulo de trinkets, para mi pala heal me viene de perillas porque en sanación ando flojito.

    ResponderEliminar
  5. Yo hace 2 semanas me he comprado esa novela junto con otra novela "Más alla del portal oscuro" y hace 4 dias acabé de leer Mareas Tenebrosas y empezaré pronto la otra novela, como he mencionado yo ya tengo el libro así que no quiero participar en el concurso, sino realizar un comentario acerca del libro, es un libro muy bueno sobretodo en los últimos capítulos pero en mi opinión me ha resultado muy corto, eso sí os animo a que participéis es una novela que merece la pena leer .

    ResponderEliminar
  6. Lo necesito, lo quiero, lo ansío... DAMELO!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el lore del World of Warcraft! a ver si hay suerte :)

    ResponderEliminar
  8. Me encantaría leérmelo, quiero saber como sigue ... Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Guaouu que buena pinta tiene *.* me gustaría seguir leyendo algo sobre ello >.<

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Por fin un concurso en el cual no hace falta ser un manitas ni un artista... a ver si hay suerte

    ResponderEliminar
  11. para abrir boca y esperar que salga, más queremos más

    ResponderEliminar
  12. ¡POR LA HORDA! Yo quiero seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  13. Me encantan!! me acabo de terminar el ciclo del odio! me lo paso pipa y luego busco los pnjs por azeroth XD Un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. Pues habrá que ver si tenemos suerte y conseguimos el ejemplar no? Tengo ganas de tener ya algún libro de este pedazo de mundo y aun no he tenido la oportunidad de poder comprarlos.

    ResponderEliminar
  15. Llevo tiempo con ganas de hacerme con algún libro de estos, pero no tuve la oportunidad, a ver si hay suerte :)

    ResponderEliminar
  16. aquí es para participar no?

    me encantaria leer la novela de Mareas Tenebrosas , mucha suerte a todos los participantes.

    ResponderEliminar
  17. Mmmm estas lineas proporcionadas se cortan cuando llega lo mas interesante! Habrá q hacerse con el resto!

    ResponderEliminar
  18. jooo queremos maaaas! que ahora viene lo buenoo

    ResponderEliminar
  19. woaw! Me conozco la historia pero haberla empezado a leer redactada me ha dado ganas de leerla bien de cabo a rabo

    ResponderEliminar
  20. Argh!!! A mi me encantaría leerme la novela que después de Corazón de Lobo sigue esta y no me la he leído aun :3

    ResponderEliminar
  21. Yo quiero seguir mi colección con esta, tiene buena pinta

    ResponderEliminar
  22. Muy buena, con ganas de seguir. Como siempre, el universo Warcraft no decepciona.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué buena pinta tiene! ¡Que siga! Y a ver si toca.

    ResponderEliminar
  24. Quiero leer mas¡¡¡ parece que va a tocar comprarla¡¡

    ResponderEliminar
  25. Quiero leer mas¡¡¡ parece que va a tocar comprarla¡¡

    ResponderEliminar
  26. Efectivamente me he quedado con ganas de mas! lo quiero ya! XD suerte a los demas!

    ResponderEliminar
  27. A esto lo llamo dejar con la miel en los labios

    ResponderEliminar
  28. ya me cuesta un poco sin curro sacarme el juego y bueno el libro no creo que pueda comprármelo en algún tiempo...me ha encantado esta "tapita lectiva"... así que si me toca pues imaginaos¡¡¡¡...lanzaré cohetes por toda azeroth para celebrarlo¡¡¡ jaja.... sino enhorabuena por el libro y lo compraré cuando pueda aunque hayan salido 7 libros mas¡¡..jeje

    ResponderEliminar
  29. Soy adorador de todo lo relacionado con el Lore de Warcrafty cuando he echado la primera ojeada al fragmento del libro y mis ojos se han posado en Anduin Lothar (al cual admiro) me he enamorado de este libro.... *-*

    ResponderEliminar
  30. No se admiten más participantes!

    En unas horas tendremos a los ganadores =)

    ResponderEliminar
  31. Por orden de participación en este post, los ganadores son: http://i.imgur.com/Rd4SW5d.png
    Bloodier y José María Hernández Barreto!!!

    Enviadme vuestra dirección postal a spamchainheal@gmail.com cuanto antes para mandaros vuestro libro :)

    ResponderEliminar