24 jul. 2012

Las ciudades de World of Warcraft

A lo largo de la historia del Juego World of Warcraft, los jugadores hemos ido cambiando nuestra residencia según las tendencias de cada expansión; así que cada ciudad ha tenido su momento de gloria y posterior caída en el olvido.



¿Cuáles han sido estas ciudades? ¿Cuándo fue su apogeo? ¿Por qué fueron tan populares en su época?

Periodo Clásico
Durante la primera mitad de este periodo, las capitales por excelencia fueron Forjaz y Orgrimmar, habían varios motivos por los que la mayoría de jugadores preferían empadronarse en ellas.
En esta época, las monturas voladoras no existían y las monturas terrestres eran consideradas caras o de difícil acceso por muchos jugadores (sobre todo la versión épica). Por lo que tener acceso rápido y fácil a las Rutas de Vuelo era un punto a tener en cuenta a la hora de escoger residencia.

Tanto Forjaz como Orgrimmar están bien comunicadas y en un lugar casi céntrico de sus respectivos continentes. Desde Forjaz se tiene acceso al "Metro" que lleva a Ventormenta enlazando así varias Rutas de Vuelo importantes en todos los Reinos del Este, mientras que Orgrimmar se comunica con Entrañas a través del servicio de Zepelin Goblin pudiendo acceder a ambos continentes en poco tiempo.

Pero la comunicación y las Rutas de Vuelo no era el factor determinante para escoger vivir en estas capitales, el punto más importante en este caso eran las Casas de Subastas, pues Forjaz y Orgrimmar eran las únicas ciudades que disponían de este servicio.

Tantas ventajas en estas capitales provocaban que muchos de personajes nuevos viajaran hacia ellas justo después de completar su zona inicial. El caso de los Elfos de la Noche era el más peliagudo de todos pues con apenas nivel 10 debían atravesar todo Humedales (nivel 20-25) y Dun Morogh para asentarse en Forjaz; pero el jugador que no quisiera hacer peripecias para vivir en la capital de moda podía hablar con Brujos o Magos que hacían negocios transportando a gente a esos codiciados lares.

En el Parche 1.9 aplicado el 3 de enero de 2006 (poco más de un año después del lanzamiento del juego) se "libera" el servicio de Casas de Subastas, este hecho hizo que otras ciudades empezaran a tener importancia (aunque nunca llegarían al nivel de las grandes capitales); Entrañas y Cima del Trueno ganaron  un poco de popularidad, la primera por estar cerca de las mazmorras de nivel 60 más populares (Stratholme y Scholomance) y la segunda por su localización céntrica en Kalimndor; en la Alianza Ventormenta se transformó en el retiro tranquilo de los jugadores que no soportaban el barullo de la abarrotada Forjaz (también conocida entonces como IronLAG) y ganó más población en la segunda mitad del Periodo Clásico gracias a su cercanía con Zul'Gurub (novedad del Parche 1.9.3 del 7 de Febrero de 2006).

Periodo Burning Crusade
Llegados a la primera expansión de World of Warcraft, dos nuevas ciudades entran en juego: El Exodar y Lunargenta.

Las nuevas ciudades de Burning Crusade tenían un diseño innovador y fresco en que Blizzard aplicaba muchas mejoras basadas en lo aprendido durante el Periodo Clásico sobre el uso y disfrute de ciudades. Por ejemplo, no querían que los jugadores se concentrasen en un solo punto (la Posada, el Banco y la Subasta) así que Lunargenta duplicaba estos servicios en dos zonas separadas permitiendo así que los jugadores decidiesen la posada en la que vivir.

Pese a los esfuerzos dedicados a diseñar El Exodar y Lunargenta con las mejoras nacidas de la experiencia, estas ciudades no fueron populares; estaban separadas del mundo por una pantalla de carga, llegar a ellas es incómodo y sólo daban acceso a las zonas iniciales de las razas nuevas (Elfos de Sangre y Draenei).

La ciudad estrella de este periodo fue Shattrath, situada en Terralende, que atraía a jugadores de todos los niveles (incluso los personajes recién creados querían vivir allí), y sus rutas de vuelo llevaban a todos los rincones del nuevo contenido (entonces, las monturas voladoras tenían velocidad de terrestre normal, así que el vuelo de pago solía ser la opción más rápida para viajes largos) siguiendo los patrones de diseño de las ciudades nuevas tenía dos Bancos y varias Posadas, pero no tenía Casa de Subastas ni Entrenadores de Clase. Estas limitaciones no frenaron su fama y gloria ya que el motivo que hacía popular a Shattrath eran los Portales.

Shattrath disponía de portales a todas las ciudades del Periodo Clásico para ambas facciones, además de portales a las ciudades nuevas incluidas durante la expansión, de manera que las carencias de Casa de Subastas y Entrenadores se solucionaban atravesando un portal (y luego, usando la Piedra de Hogar para volver a Shattrath), esta accesibilidad a todo Azeroth hizo de esta ciudad la elección de la mayoría de jugadores.

¿Qué pasó con las anteriores Capitales de la Horda y la Alianza? Cayeron casi completamente en el olvido. Por suerte para ellas, la carencia de servicios esenciales en Shattrath (Casa de Subastas y Entrenadores de Clase) les dio algo de vida en sus calles.

Periodo Wrath of the Lich King.
Lo aprendido durante el Periodo Clásico y el Periodo Burning Crusade es aplicado para dar a luz a la nueva ciudad estrella de Rasganorte: Dalaran, una ciudad con múltiples Posadas, varios Bancos, Vendedores de todo tipo, Entrenadores de Profesión, Zonas exclusivas por Facción... pero en un espacio menor que Shattrath y con mayor carga gráfica; esto provocó problemas de latencia que le ganó el apodo de Lagdaran.

Dalaran, al igual que su predecesora de Terrallende, no disponía de Casa de Subastas (excepto para ingenieros), pero suplía esta carencia con los portales a las capitales de los periodos Clásico y Burning Crusade.

Todas estas ventajas, concentradas en un solo punto, hicieron de Dalaran la elección de la mayoría de jugadores en este periodo. Para acceder a esta ciudad, inicialmente se debía llegar a nivel 74 y hacer una sencilla misión que te abría el acceso; pero muchos jugadores de todos los niveles preferían contactar con Magos para hacer de Dalaran su hogar lo antes posible.

Shattrath quedó abandonada rápidamente a favor de Dalaran, pero igual que en la anterior expansión, esto no mató del todo la vida en Shattrath o las ciudades de Azeroth, ya que Blizzard incluyó misiones diarias de Profesiones que obligaban a los jugadores a visitar las antiguas joyas de Azeroth y Terrallende, pese a todo, como en expansiones anteriores su anterior gloria se había perdido y poca gente se veía por sus calles.

Periodo Cataclismo.
Finalmente en el Periodo de Cataclismo, Blizzard rehace el mapa del mundo mundo al completo y las ciudades no se libran del lavado de cara. Con los cambios acontecidos tras el paso de Alamuerte vuelven a entrar en escena dos viejas glorias: Orgrimmar y Ventormenta son remodeladas desde los cimientos con la idea de que pasen a ser las capitales Horda y Alianza durante esta expansión.

Para equipararlas a las capitales de las dos anteriores expansiones, reciben múltiples Posadas y dos Bancos, y por primera vez en varias expansiones se dispone de Casa de Subastas y Entrenadores de Clase en la capital, ya que ambas ciudades dedican un espacio exclusivo para los entrenadores y abren dos Casas de Subastas.

Por si no fuera suficiente con las Casas de Subastas, los Entrenadores de Clase, los Vendedores y las Misiones Diarias de Profesión, se habilita en el terreno de cada ciudad un espacio con portales a las nuevas zonas de Cataclismo; por lo que Orgrimmar y Ventormenta son la mejor elección para asentar a nuestros personajes.

¿Qué pasa con las Capitales de las anteriores expansiones? Igual que en las ocasiones anteriores, quedan relegadas al olvido, pues no pueden competir con la comodidad de uso de Orgrimmar y Ventormenta. Sin embargo, las ciudades de Shattrath y Dalaran también son reformadas al inicio de Cataclismo: se las dota de Casa de Subastas y Entrenadores de Clase, además de un portal a las capitales de Cataclismo; por ese motivo van ganando adeptos a medida que avanza la expansión.

Periodo Mists of Pandaria.
En la siguiente Expansión, Blizzard parece que quiere mantener el modelo de una ciudad por Facción, abandonando la línea de las dos primeras expansiones. En la zona de el Valle de las Flores Eternas se podrán encontrar dos Santuarios, uno dedicado a cada facción: El Santuario de las Siete Estrellas (Alianza) y Santuario de las Dos Lunas (Horda). El nombre de Santuario no es porque el ataque a jugadores esté desactivado (como en Shattrath y Dalaran), así que los amantes del JcJ no deben temer.

El contenido de la Beta aún está en desarrollo, por lo que hay detalles que pueden cambiar, sin embargo, por el momento parece que ambos Santuarios dispondrán de todos los servicios esenciales: Instructores de Clase, Profesión y Equitación; Transfiguradores, Casa de Subastas, Vendedores y Reparadores.

Y vosotros ¿Qué preferencias tenéis?
¿Qué debería tener vuestra ciudad ideal? ¿Os gusta más el modelo de una ciudad (Burning Crusade y Wrath of the Lich King) o de Dos Ciudades (Clásico, Cataclismo y Mists of Pandaria)? ¿Qué le pediríais a Blizzard para añadir a nuevas capitales? ¿Preferís todas las comodidades en una ciudad o viajar entre ciudades? ¿Dónde dejaréis vuestra Piedra de Hogar?

12 comentarios:

  1. Qué artículo más bonito, me ha encantado :)
    Yo he empezado en Cata pero tengo mis piedras en Dalaran y en Ogrimmar porque (al menos por ahora) siempre tengo cosas que hacer por Rasganorte y es cómodo y rápido viajar a Ogrimmar, y de ahí a todas partes. Sin embargo, lo que me gustaría es vivir con cada pj en su ciudad natal. Excepto no-muertos, tengo uno de cada raza, y sería una forma de variar de escenario cada vez que logeo con uno o con otro. Cima de trueno es mi favorita, pero cada una tiene "su algo especial", hasta Entrañas (jejejeje). Por eso querría en todas las ciudades portales a Ogrimmar al menos, y que se pudiera volar en Lunargenta y El Exodar, para que fuera igual de práctico tener la piedra en cualquier ciudad. ¡Portales por todas partes! Estoy segura de que todas estarían pobladas. Seguro que dejaré mi piedra de hogar en el nuevo asentamiento en Pandaria, así podré dejar a mis peques repartidos por el mundo y tirar de piedra en cuanto necesite viajar.

    ResponderEliminar
  2. wow esta genial, mas que yo empeze a jugar ya al final de la BC y solo sabia parte de la historia. cierto recuerdo que pague a un mago para llevar a todos mis alts a lagdaran para LK y ahorita bueno de regreso a lentormenta pero no sabia que IF habia sido de las primeras XD

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho este post, igual que los que hay acerca de los parches. Me hacen vivir cosas que no he vivido y recordar otras tantas que sí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Con la eliminación de la habilidad de guild que te permitía teletransportar a tu grupo de raid, se hace imperioso estar cerca de las nuevas raids, es decir "debes" vivir en una posada que este en el nuevo continente. Esto a fin de minizar el tiempo de desplazamiento para llegar al raid que tu guild este intentando. Creo que la utilización de la piedra de summon en los reinos pvp será muuuy difícil por lo que para mi también es un punto a considerar.

    ResponderEliminar
  5. Madre mía...Me declaro total y abiertamente fan de este blog. Sencillamente genial. Aunque si se me permite, noto bastante la ausencia total de algún articulillo dirigido hacia mi clase; los priest holy. Por lo demás todo artículo se me hace ameno e interesante de leer.

    A seguir así Spamchainhealerbloggers!! :P

    ResponderEliminar
  6. Chulísmo el post, me encanta saber como eran las cosas "en los viejos tiempos". 22:53, tienes razón con eso de la eliminación del viaje en grupo, no lo había pensado. Y me sumo a la petición sobre artículos para priest holy del compañero de arriba.

    ResponderEliminar
  7. Orgrimmar tiene 4 edificios de cada, no solo 2 xD

    ResponderEliminar
  8. Qué tiempos en que el centro del mundo era Forjaz... O que andabas leveando algún altercillo y te topabas con un flamante nivel 60 de la otra facción y no sabías donde esconderte.

    O en Shattrath, donde empezábamos a hacer inspec a aquel del otro bando de la misma clase que nosotros... y donde se veía que la facción contraria tenía mas avance que la tuya.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen artículo, muy interesante, sobretodo para aquellos que por desgracia no jugábamos en la classic xD
    Respecto a las últimas preguntas mi voto va a favor de una única ciudad con multitud de portales y casa de subastas (toma ya!) xD
    La piedra ahora la tenia en Dalaran por el portal a las COT y a Ventormenta, la cual a su vez tenia portales a todas las zonas de Cataclysm.
    Supongo que en mists dependerá de la utilidad de cada ciudad, si no hay portales, habrá que ver si vale más la pena tener piedra en el Santuario o en Ventormenta, pero intuyo que será lo primero.

    ResponderEliminar
  10. De la época Classic creo que te has dejado la época en la que todos teníamos la piedra en Badlands paraa tener al lado Upper/Lower y Molten Core. En ese mini pueblo también se juntaba todo dios.

    ResponderEliminar
  11. La verdad que a mi me gusta dalaran, sigo en dalaran y si puedo me quedare en dalaran, ademas si pienso en los eventos, y lo facil que era ponerle orejitas a todos los alis de la lista (menos las enanas!!) cuando era el jardinero noble, o cualquier otro evento, pues pienso, que realmente para ese tipo de logros es mucho mas sencillo que todos estemos en la misma ciudad, ahora mismo estoy en la alianza de dun modr, y si tuviera que hacer los logros de uno de los eventos, o me meto hacer bgs o voy a orgrimmar, lo de hacer bgs lo veo injusto para los que haceis pvp, ya que ni se como van la mayoria de bgs ni tengo equipo para ello xDD asi que lo unico que haria es molestar, y lo de ir a orgrimmar a poner orejitas.... me suena a suicidio predemitado -.-, asi que en resumen voto x una ciudad donde estemos todos apiñaditos y dandonos cariño ^^ xD gracias por el articulo

    ResponderEliminar